';
Preloader logo

Discurso pronunciado en la primer conferencia filoxérica dada el 20 de julio de 1879 en la Ciudad de Jerez de la Frontera por Don Adolfo Parada y Barreto, Ingeniero Jefe del Cuerpo de Montes